Too Cool for Internet Explorer

Burning Airlines give you so much more

28 septiembre 2005

La vida sexual secreta de los calamares gigantes vascos

Creo que lo que más miedo me da en el mundo mundial son las profundidades marinas. Cuando llevo un rato sin hacer pie en la playa, me voy poniendo nervioso y acercándome a la arena porque si no ya me empiezo a imaginar un enorme tiburón blanco abriendo la boca bajo mis piececitos. Puto Spielberg.

No es de extrañar entonces que cuando leo noticias sobre calamares gigantes, me alegre de vivir bien lejos del mar. La sola existencia de calamares que pueden llegar a medir 18 metros es una idea que me cuesta aceptar. Que estos calamares sean tan grandes que puedan atacar a las ballenas, me hace pensar cuánto tardaría en despedazarme con su pico de pájaro.

Pues bien, resulta que finalmente una de las múltiples expediciones para filmar a un calamar gigante vivo (hasta ahora sólo se han encontrado ejemplares muertos en las costas), parece haber tenido éxito. Un equipo de japoneses, armado con un submarino y un cebo, atraparon a uno durante 4 horas, durante las cuales estuvo luchando por liberarse y finalmente lo consiguió, arrancándose un tentáculo a sí mismo. Mientras tanto lo estuvieron filmando y dedujeron que era de los pequeños -sólo ocho metros- y que además tenía muy mala follá. No te jode, si te atrapa un submarino, a ver qué vas a hacer.

Pero aún hay más. Buscando sobre el tema, me encuentro con esta noticia reciente donde dice que en las costas de Vizcaya han encontrado varios cadáveres de calamar gigante, que murieron en extrañas circunstancias donde se mezcla violencia y sexo. Por lo visto los calamares gigantes macho son más pequeños que las hembras pero tienen un pene desproporcionadamente grande, que les permite inseminar a las hembras desde lejos, para evitar que ésta les muerda. Lo extraño del caso es que uno de los calamares macho encontrados muertos había sido inseminado, no se sabe si por él mismo en un momento de torpeza, o por otro macho.

¡Cousteau, te necesitamos !