Too Cool for Internet Explorer

Burning Airlines give you so much more

03 diciembre 2005

La Bola de Cristal no fue para tanto


Ahora que ya se ha pasado la fiebre-revival de la Bola de Cristal podemos mirar atrás y preguntarnos... ¿Realmente fue para tanto el programa de Lolo Rico?

Sé que me arriesgo a una lluvia de críticas y flames, pero tengo ganas de hablar sobre este tema. Después de estos últimos meses de revival de La Bola de Cristal en forma de reedición en DVD, varios libros y discos sobre el tema, he de reconocer que he acabado un poco harto.

Supongo que es normal que uno acabe hasta el gorro de cualquier tema cuando se le insiste demasiado a base de anuncios y merchandising, pero en el caso del revival de La Bola de Cristal lo que más me ha cansado es escuchar con una voz prácticamente unánime lo maravilloso que era el programa, casi con la misma cantinela, como si fuéramos todos un poco zombis.

Si no quieres ser como ellos...



Si, eso me ha parecido mucha gente con la que he hablado acerca de La Bola de Cristal: zombis. Todos tenían las mismas ideas sobre el programa de los 80, y asombrosamente todos las expresaban con las mismas palabras.

Que si era un programa que enseñaba a pensar, que si enseñaba a leer, a apagar la tele... Que qué habría sido de los niños de aquella época de no existir ese programa...

Pero, curiosamente, mi generación, la generación de los treintañeros de ahora, que éramos niños cuando la Bola de Cristal... es una generación de borregos. La mayoría de mis amigos están ahora agobiados con la hipoteca y con el coche. No tienen apenas tiempo para quedar a echarse unas risas. Opinan sobre vinos como si fueran personajes de la serie "Friends". No demuestran ser, para nada, capaces de tener una visión crítica de las cosas, de mostrar independencia, de hacer lo que les apetezca hacer en lugar de lo que se supone que tienen qué hacer. ¿Son estos los mismos niños que recibieron los mensajes de la Bola de Cristal? ¿Sirvió de algo?

El valor de echarle morro



No me entendais mal. No estoy diciendo que La Bola de Cristal fuera un mal programa. Le reconozco mucho valor. Tengo muchos recuerdos buenos de ver el programa de pequeño, a pesar de haber acabado hasta el gorro en el presente.

Creo que lo importante de La Bola de Cristal es que es un reflejo, un escaparate, de la vida en los años ochenta, de "La Movida". Entre lo que más me llama la atención de esa época es el morro que se le echaba, en general. Gente haciendo películas sin tener ni puta idea, grupos que se formaban comprando unos teclados cutres y tirando de caja de ritmos. El cutrerío al poder. De tanto cutrerío, muchas cosas importantes acabaron saliendo de allí. Gracias a que mucha gente le echó morro, surgieron cosas. Eso es para mi muy importante, que si tienes ganas de hacer algo, te lances y no te esperes a ser un respetado compositor o cineasta para hacer tus pinitos.

Ese morro se comprueba al volver a ver La Bola de Cristal. El apartado "El Librovisor" es especialmente nefasto, con una Alaska intentando aguantar el chaparrón de un Pablo Carbonell y un Pedro Reyes con demasiadas copas encima como para recordar sus textos, o quizá sobrios pero importándoles un huevo si les salía bien o mal.

Munsters y grupos



A menudo compruebo que lo que más se recuerda de La Bola de Cristal, o, visto de otra forma, lo que más buscaba y valoraba la gente en la reedición en DVD fueron dos cosas externas.

En primer lugar, la serie de "La Familia Munster", todo un referente en la cultura pop. Lamentablemente por problemas de derechos no se pudo incluir en los DVD y en su lugar salió la serie "La Pandilla", que tampoco estaba mal.

En segundo lugar, los grupos de música que estaban empezando entonces: Los Ronaldos, Toreros Muertos, Sindicato Malone... Sus primeros videoclips se hicieron para La Bola de Cristal y son hoy una buena muestra de lo que fueron aquellos años en el panorama musical español.

El resto de secciones... pues bueno, los Electroduendes nos fascinaron de pequeños por el simple hecho de ser muñecos; yo, en cualquier caso, no entendí ni pizca del mensaje político que transmitían.

Alaska, Pablo Carbonell y Pedro Reyes con su Librovisor creo que hicieron un flaco favor a la Cultura al presentar los personajes literarios y mitólogicos de esa manera.

Gurruchaga con su Cuarta Parte... quizá esa fué la parte más interesante. En su día me pillaba un poco demasiado joven, pero ahora veo que hubo una importante labor de documentación detrás de ese programa, que tenía algo de contenidos.

Cualquier tiempo pasado...



En resumen, me alegro de que haya existido La Bola de Cristal de 1984 a 1988 y me gusta poder rememorar esos tiempos, como un viaje al pasado, pero creo que en esta fiebre de revival que afortunadamente ya ha pasado, se ha sobrevalorado tanto una época como un programa.

¿Cómo sería la generación que vió La Bola de Cristal si no hubiera sido por ella? Nunca lo sabremos...

Uuummm.com: La Bola de Cristal no fue para tanto

1 Comments:

Anonymous Sam said...

Estoy muy de acuerdo contigo, pero no podía dejar de decir que me ha pasado igual con muchas otras cosas de la época, tengo treinta y tantos, y por tanto, comprendo tu opinión. Para poner algún ejemplo, aunque atacando otros frentes, después de muchos años, ví un Mazzinguer Z de juguete en un videoclub mientras buscaba una pelicula de Kubrick ( La naranja mecànica ) y lo compré, toda una fortuna por cierto, 25 euros por un muñeco de unos 12 cm de metal y plástico . . . después de ello, bajé unos cuantos capítulos desde la web, y más tarde descubrí que hubo un segundo Mazzinguer, y un tercero, pero todo me pareció 'cutre', lo mismo con el coche fantástico, Halcón callejero, Superhéroe Nacional, Equipo A y un largo etcétera, pero en el fondo, lo único que nos hace vibrar, són los recuerdos, porque a través de todo ello, revivimos una época pasada que nunca volverá, aunque a muchos nos gustaría.

8:31 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home